Ya Ya Ho

Ingo Maurer

14/05/86. (Sala 079)

La Sala Vinçon se creó en 1973 en los altillos de la conocida empresa del Paseo de Gracia barcelonés que le da nombre. La idea surgió de Fernando Amat, un inquietante personaje que además de ejemplar botiguer ha tenido siempre un especial interés por los temas relacionados con el diseño. Este interés le ha merecido recientemente la medalla de oro del FAD y ser asesor de Rubert de Ventós en la exposición Diseño-España, celebrada el pasado mes de septiembre en Europalia. La Sala Vinçon reaparece en su cuarta etapa, definiéndose “por si acaso, como la sala intermitente, a modo de termómetro que baja cuando el ambiente es frío”, y anuncia una “incoherencia agradable” de su programación.

Miércoles Día 14 de mayo de 1986 a las 8 de la tarde.

Es muy probable que la serie Ya Ya Ho sea la colección de lámparas más interesante diseñada en muchos años.

Casi seguro que Ingo Maurer es el diseñador que combina mejor alta-tecnología con alta-sensibilidad.

Los dos, Ingo y “Ya Ya Ho” estarán en la Sala Vinçon,

INGO MAURER, uno de los diseñadores de luminarias más importante a nivel mundial, presenta estos días su sistema YA YA HO en la reinaugurada Sala Vinçon.

Maurer nació en una isla del lago Constancia, en Alemania Occidental, hace 53 años. Después de estudiar diseño gráfico y tipografía en su país y en Suiza, emigró a Estados Unidos en 1960, donde trabajó como diseñador durante tres años en Nueva York y San Francisco. Establecido finalmente en Munich, fundó su propia empresa, que desde entonces produce sus diseños de lámparas.

Sus objetos más conocido son la lámpara Bulb, una especie de bombilla gigante como homenaje a Thomas Alva Edison; la lámpara Structure, que entremezcla en el espacio la luz de seis sofitos; la lámpara Bibibibi, consistente en dos realistas patas de gallina que albergan una luz con pluma incluida, o la sofisticada lámpara de pie Ilios, que produce la ilusión óptica de suspender una luz en el espacio, como si flotara.

El sistema Ya Ya Ho consiste en una guía de bajo voltaje de luz halógena (12 voltios) donde se puedan acoplar diversos complementos para satisfacer diversas necesidades lumínicas: luz de estar, de comedor, de dormitorio, ambiental…Un completo sistema de iluminación, propio de ambientes de oficina, destinado esta vez al espacio doméstico. Los diseños de Maurer no parecen los de un profesional del medio; obedecen más bien a una estética personal, casi mágica. Sus lámparas, siempre sorprendentes, han sido calificadas a veces como esculturas o poemas de luz, dado su fuerte contenido artístico y sus espectaculares efectos logrados.

Pero él ha sentenciado: “Yo no tengo ambición artística, quiero solamente hacer objetos que den una luz bella que armonice el espacio y que sosiegue. Cosas modestas, que no se impongan, que no digan: ¡Miradme! Me gustan más bien los objetos ligeros que se insinúan poco a poco”.

Barcelona 15 de Mayo de 1986.