Escaparates

En el libro publicado con motivo de los premios European Community Design Prize, algunos de los aspectos que nos destacaban hacían referencia a los escaparates, de los cuales se decía: “Los escaparates más sugerentes de la ciudad tratados como un regalo continuo que Vinçon hace a los transeúntes”.

Esos montajes con los que intentabamos obsequiar a los viandantes, tienen dos actos y muchos intérpretes. En el primero participan las miles de personas que transitaban a diario por Passeig de Gràcia, un bulevar salpicado con algunos de los edificios más bellos y representativos de la arquitectura modernista, en uno de los cuales estaba instalada la tienda, cerca del más famoso y fotografiado de todos: La Pedrera, obra de Gaudí.

El segundo acto requería una participación más activa: si se tenía interés en conocer el mensaje comercial implícito, había que detener el paso y fijar la mirada.

En definitiva, no se trataba de rizar el rizo, sino de ver las cosas con otros ojos. En este caso, al menos, la práctica demostró en algún momento que utilizar un poco de poesía en el ámbito comercial podía ser un valor añadido.

Utilizamos "cookies" para ofrecerle un mejor servicio. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Más información
X